Artistas se inspiran en la guerra del Narcotráfico

La situación política y social por la que atraviesa México es, probablemente, la más crítica de los últimos 72 años. El Estado mexicano se ha caracterizado por estar secuestrado por su ineficiente clase política además de ser presa del crimen organizado.

Ante este escenario, distintos artistas contemporáneos han abordado desde su práctica este trémulo presente mexicano. En esta ocasión se presenta el trabajo de Edgardo Aragón (Ocotlán, Oaxaca, México, 1985) quien ha centrado su atención en la violencia que ha generado el narcotráfico en su contexto inmediato: Ocotlán, Oaxaca.

La reconocida curadora mexicana Paola Santoscoy comenta, “Memoria histórica y personal se entrecruzan en la obra de Edgardo Aragón. La manera que este artista tiende a revisar la historia es por medio de remakes, de traer al presente situaciones y narraciones que existen dentro de su familia y que tocan cuestiones sociales, culturales y políticas más amplias relacionadas al contexto de Oaxaca, su estado natal, y a la realidad de un país trastocado por el narcotráfico. Se trata en su mayoría de videos que más allá de contar o repetir una historia, las ponen nuevamente en operación y circulación.”

Paisaje sonoro y rural.

En la muestra Geopoéticas de la octava edición de la bienal del Mercosur, Edgardo Aragón presentó Tinieblas (2009), una videoinstalación realizada en el municipio de Ocotlán que reúne las interpretaciones individuales de una banda de instrumentos de viento y percusiones conformada por trece músicos. Los músicos tocan una marcha fúnebre que usualmente sólo se toca el día de tinieblas durante la semana santa.

Cada músico se encuentra a kilómetros de distancia del otro, de tal modo que tocan la parte que les corresponde, más no se escuchan el uno al otro. Esto provoca un ‘estar fuera de sincronía’ que se nos presenta como una melodía de tono solemne y contemplativo que por medio de la repetición pareciera insistir en alcanzar una concordancia simbólica en este escenario de rastros de un antiguo territorio. Tinieblas alude de manera poética a los violentos conflictos territoriales y a la existencia de divisiones no sólo políticas sino ideológicas en esta zona.

Cartografías aéreas

Este año Edgardo Aragón se presenta en Art Basel con La Trampa (2011), una instalación de vídeo en 3 canales que documenta el intento de aterrizaje de un avión en una pista clandestina, dañada y abandonada que solía ser parte de una ruta aérea para el transporte de marihuana durante los años setenta y ochenta en un pueblo remoto llamado “La Trampa” en Oaxaca. Esta operación retoma el contexto original, en la que los únicos testigos de la acción del avión fueron los habitantes que vivían en el pueblo cercano, precisamente, establecidos en esa zona por el narcotráfico.

Una canción popular conocida por la tradición oral de los habitantes del pueblo cuenta la historia del último avión que alguna vez aterrizó en este sitio sin ser capaz de volver despegar. También narra cómo los narcotraficantes quemaron el avión y huyeron para evitar ser capturados por la policía federal. Para este proyecto, el artista preguntó al trío local si podía tocar la canción, mientras que un avión parecido al original, hacía un par de intentos de aterrizaje en la pista apenas visible.

Tzara Cordero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>