De porqué Heather Dewey-Hagborg hace arte con los genes de tu chicle masticado

Para encender el debate legislativo sobre la vigilancia genética, la artista Heather Dewey-Hagborg decidió ir al extremo: recoger genes tirados y hacer arte con ellos. ¿El proceso? Merodear por las calles de Nueva York, recopilar colillas de cigarros, chicles masticados y pelos y finalmente, llevarlos a su laboratorio para analizarlos y crear esculturas en forma de máscaras de las caras de los dueños del ADN. Éstas acaban en el museo aunque sus dueños no estén enterados del asunto. La muestra se llama Stranger Visions, y aunque las máscaras fallan en el color de pelo y ojos, y todas tienen un aspecto de una persona de 25 años, la discusión sobre la legalidad de su arte ha causado polémica. El objetivo de la artista es lograr una cultura de vigilancia genética: nunca sabes quién está experimentando con tus genes (y sí, hay compañías que lo hacen). Por otro lado, el proyecto ha ayudado al campo de investigación forense: todos dejamos genes por todos lados, y si pudiéramos ver la cara del dueño del ADN, la captura de criminales sería mucho más fácil.
La polémica artista, Heather Dewey-Harborg, dará una conferencia en TagDF la próxima semana, junto con varias mentes brillantes más.

TagDF. Hipódromo de las américas. 3 y 4 de julio. Adquiere tus boletos en Ticketmaster.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>