La evolución de Kanye West

Primero lo primero: esto está lejos de terminarse. A pesar de haberse iniciado en la escena musical desde hace casi dos décadas, podríamos apostar que a Kanye West le queda mucho por recorrer. Ahora que Yeezus está recién salido del horno, aprovechamos para recordar los inicios de Yeezy y hablar sobre su nuevo álbum.

EL INICIO

El disco nunca escuchado de 1995

Según John Monopoly, ex-manager de West, el disco de 1995 que jamás llegó a los oídos del público sería un hit total. En él, West hablaba de las caza-fortunas, y desde entonces, según Monopoly, el artista era un gran productor cuyos beats tenían poco que ver con las modas del momento, mostrando su gusto por la experimentación y por romper los estándares y convencionalidades del rap.

Down to Earth (1996)

Recién salido de la preparatoria, Kanye consiguió su primer trabajo de producción pagado, donde mostró su estilo en ocho canciones con mucho bajo y varios tamborazos. En la canción “Line for Line” hizo su colaboración, que resultó ser una discreta muestra de lo que podía lograr como cantante.

World Record Holders (1998)

A finales de los noventa, Yeezy formó un grupo llamado The Go Getters junto con Timmy G y GLC. La canción más conocida de esta época, y que llegó a sonar brevemente en la radio, fue “Uh Oh”, con panderos y cuerdas.

Produciendo para Roc-A-Fella (2000)
Tras un año de producir excelentes canciones en la disquera de Jay-Z, Kanye trabajó en ocho canciones para The Blueprint, de Jay-Z (como “Izzo”). El éxito del álbum volvió a Kanye uno de los productores más cotizados de la industria, pero aún así, nadie lo tomaba en serio como rapero por carecer de la imagen convencional, ni siquiera en Roc-A-Fella.

En 2002, West estuvo en un accidente de coche en el que casi muere. Ahí le llegó la inspiración para escribir canciones que debutaron en The College Dropout, en el en el que mostró su capacidad de sampleo, su gran fe y habilidad para el juego de palabras, como en la canción “Jesus Walks”. Para Late Registration (2005) West ya era un virtuoso del hip-hop. Sobre los siguientes ocho años ya conocemos la historia y sus canciones… hasta Yeezus.

YEEZUS (2013)

10 canciones que demuestran que Kanye no tiene miedo a experimentar en el terreno de lo electrónico, lo oscuro y lo hostil. Un álbum que del que los tradicionalistas del rap se sentirán decepcionados, y el más complicado de su discografía. Con tambores distorsionados, sintetizadores y sampleos eclécticos (por ejemplo el de una banda húngara de rock progresivo de los 70′s en “New Slaves”) y letras filosas,  Yeezus crea un nuevo nivel de lo desafiante y lo narcisista en el Kanyeómetro. Un disco intencionalmente diferente: las primeras canciones anuncian la era de Yeezy, como en la canción “On Sight” ‘Yeezy season approaching // fuck whatever y’all been hearing”. Más adelante, el disco es sexualmente explícito y enojado como suele serlo Kanye, pero sin el toque social de sus primeros álbumes que hablaban sobre la educación o sobre ser negro en el sistema.

A lo largo de su carrera, West ha sido famoso por su irreverencia, sus temas de enojo, su deseo de reconocimiento, frustración, resentimiento y megalomanía; sin embargo Yeezus ha sido la cumbre de ello. Con ásperas letras y nuevos sonidos a su música Yeezus crea un contraste impresionante con College Dropout, Late Registration y Graduation.

Aunque muchos lo odien, Kanye se ha consolidado como el rapero más original de los últimos años, separándose del resto y logrado hacer una declaración a la industria del entretenimiento, gracias a su enfoque artístico sobre lo industrial. Ámalo, ódialo: da lo mismo. Le encanta que lo amen y su enojo se transforma en discos de platino y Grammy’s. Suerte que nos gusta: no hay remedio contra Yeezy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>