“Obey, in the name of fun & observation” – Shepard Fairey

“Obey, in the name of fun & observation” – Shepard Fairey

André Roussimoff, luchador francés de descendencia búlgara, nunca imaginó que algún día se convertiría en un ícono popular de la cultura contemporánea. Mucho menos se imaginó que un zoom a su cara contrastada en blanco y negro aparecería viralmente en todo tipo de lugares como diferentes edificios alrededor del mundo o que se consolidaría como imagen global en un episodio de la serie de caricaturas Family Guy.

Quien sí lo imaginó y logró fue Shepard Fairey, artista urbano quien a través de un ejercicio fenomenológico convirtió la imagen de este luchador de desproporcionadas fracciones en una critica al dominio de la estética establecida por la publicidad en algunas ciudades.

Fairey, de formación en el diseño gráfico y la publicidad también pertenece a una generación de artistas que ha reivindicado el espacio público como el espacio principal para la expresión artística. Cómo ejemplo de miembros de este grupo están Banksy, Space Invader, Mr. A y otros que tienen participación en el documental dirigido por Banksy.

Shepard Fairey quien apenas cruza la barrera de los 40 años, como muchos artistas urbanos, ha sido arrestado en varias ocasiones pero a diferencia de otros después de arrestarlo, el gobierno de su país (EUA) lo buscó para diseñar campañas propagandísticas como la de “HOPE” de Barack Obama.

Sin embargo el trabajo con el que se dio a conocer Fairey en las calles es el de “OBEY”, una imagen en blanco y negro que encuadra la profunda mirada del luchador André Roussimoff, subtitulada por la palabra “OBEY”. La obsesión de Fairey por promover esta imagen lo llevó a pegarla repetidamente a diferentes escalas por todo el mundo, principalmente en Los Ángeles, ciudad en la que vive actualmente.

Cuando se le pregunta a Fairey sobre el significado o propósito de pegar a “OBEY” en donde lo ha hecho, él responde que el único objetivo de la imagen es sorprender a quien en su vida cotidiana la encuentra en la calle, esperando que la mirada del gigante se convierta en un motivo para reflexionar y cuestionar su entorno.

Para Fairey la imagen de “OBEY” toma significado en el momento que la gente responde ante esta asignándole un valor propio ya que la estampa refleja las personalidades y sensibilidades personales del observador.

De esta manera “OBEY” es un trabajo de observación e interiorización, el artista pone una imagen sobre la mesa y ya el observador se vuelve responsable de las interpretaciones. ¿Obedecer qué? ¿ A quién? ¿Cuál es el objetivo? ¿De quién es esa mirada? ¿Me habla a mí? Son unas de las preguntas que naturalmente surgen al establecer contacto visual con André el Gigante.

Con este trabajo Shepard Fairey invita a la sociedad a trabajar en los esfuerzos de observación del entorno buscando sorprender a todo aquel que camina por la ciudad predispuesto a bloquear la información que de cualquier manera inconscientemente se absorbe todos los días mediante las múltiples campañas que buscan captar nuestra atención.

Alo Gorozpe

@alogorozpe

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>