ParaNorman, la vida entre fantasmas

Por Isaac Richter.

El miedo es un arma muy poderosa, la única arma que un humano puede usar a favor o en contra de sí mismo, nos protege de cosas que nos pueden hacer daño, pero al mismo tiempo, el miedo es ciego. Nos intenta proteger de lo que no entendemos, aún cuando eso que no entendemos sea algo inofensivo. El miedo nos hace correr, nos congela o nos hace actuar de una manera que no nos podemos perdonar. Este es uno de los temas principales de ParaNorman, la nueva cinta del estudio Laika (el mismo estudio que nos trajo Coraline), escrita y co-dirigida por Chris Butler. La cinta se estrenó en México dos semanas antes que en Estados Unidos, aunque raro, no es la primera vez que pasa con películas que anticipan una gran taquilla (Río se estrenó antes en México, y también Thor y The Avengers).

La cinta cuenta la historia de Norman, un niño de 11 años que tiene la capacidad de hablar con fantasmas en el pueblo de Blithe Hollow (un pueblo ficticio con antecedentes de brujería). Norman no teme a los fantasmas, por el contrario, habla con ellos como si fueran personas normales, amigos que se encuentra en la calle. Tiene buena relación con los muertos, a diferencia de los vivos. Todos en el pueblo lo ven como raro. Lo molestan en la escuela y hasta su padre lo ve como un loco. Está tan acostumbrado a que los vivos lo desprecien que ni siquiera puede aceptar a Neil, el único niño en la escuela que trata de ser su amigo (ya que él es igual de molestado que Norman).

La historia se desarrolla a partir de una maldición en la que ha caído el pueblo por culpa de una bruja ejecutada hace 300 años, misma que está de regreso y que sólo Norman podrá detener.

ParaNorman se parece a Coraline en varios aspectos. Para empezar, las dos utilizan la técnica de animación stop-motion y la usan para crear personajes con figuras exageradas, a veces con proporciones que no son realistas (piernas muy flacas, cabezas demasiado grandes) ayudando a darle personalidad a la película. En ambas nuestro protagonista es un niño (o niña) que se siente abandonado o ignorado por toda la gente a su alrededor, obligados a crear un refugio donde se sientan especiales o por lo menos queridos.

Coraline se esconde en un mundo detrás de una puerta secreta donde ella es la reina, y Norman encuentra su refugio con los fantasmas con los que habla. A diferencia de Coraline, una película que resultó ser una auténtica historia de horror, ParaNorman se fija más en la comedia. Es una de esas películas que nos da un gag tras otro, con zombies que pierden partes de sus cuerpos y luego las recuperan y chistes verbales entre los personajes que también incluyen a Courtney (la hermana vanidosa de Norman) y Mitch (el hermano atlético y super-dotado de Neil. Aunque muchos de estos personajes son utilizados principalmente para hacernos reír, también ayudan a resaltar el mensaje de la película, un mensaje con el que creo que todo el mundo se puede identificar.

Cuando nos sentimos señalados y observados tendemos a aislarnos, buscamos refugio en algo que nos aleje del mundo y vemos las cosas de forma negativa. Este es justo el dilema de Norman. Él siente que todos en el pueblo lo odian y que lo que tiene que hacer, lo tiene que hacer solo. Al mismo tiempo, no se puede deshacer de estos personajes que viven su gran aventura con él (y unos cuántos otros, que incluyen una chica super-lista en su escuela a quién tiene que llamar para obtener información). Aunque este mensaje se aleja de la historia de la maldición, una que no arruinaré, diré que fue la razón por la que me conecté con la historia, la historia de un niño que trata de escapar de un mundo que no lo quiere, de un mundo que, con ciertas excepciones, se rehúsa a entender lo desconocido, sin importar lo esencial que sea para salvar sus vidas.

ParaNorman no es una película perfecta. Es más, siento que la historia desperdicia varias oportunidades de explorar la premisa de un niño que vive en el mundo de los fantasmas. La película sacrifica muchos momentos conmovedores para poder integrar un chiste. Fuera de eso, resulta muy divertida, la animación es espectacular, los personajes son memorables y tiene un mensaje que logra transcender su categoría de “película infantil”. Lástima que en México sólo se estrenó doblada al Español, aún así vale la pena. Espero ver la versión original en Inglés pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>